Cesarea y Haifa, hermosos paisajes que mantienen la historia


CESAREA 

Cesarea es una ciudad del pasado y del futuro, donde se encuentran lo nuevo y lo antiguo. Aunque la nueva Cesarea hace gala de magníficos edificios modernos, la antigua ofrece a los turistas ruinas únicas e impresionantes. Mientras los golfistas disfrutan de campos con fantásticas calles, se recuperan las carreras de caballos en el enorme hipódromo del parque nacional. Mientras los barrios modernos de Cesarea gozan de la calma y la serenidad de la arquitectura contemporánea, la zona antigua es un hervidero de turistas que acuden a ver las maravillas del pasado levantadas por uno de los grandes constructores del mundo antiguo: el rey Herodes.Cesarea es uno de los más impresionantes de Israel, ya que alberga edificios únicos de diversos períodos, testigos silenciosos de las convulsiones que han agitado este lugar durante los últimos 2300 años. En una superficie de 500 dunams (50 hectáreas) se han hallado vestigios arquitectónicos desde el período helenístico (siglo III a.C.) hasta la época de los Cruzados (siglo XII), tiempos en que Cesarea fue ciudad portuaria y durante muchos años capital de Israel. Esta localidad fue un regalo que recibió el rey Herodes de manos de César Augusto, emperador del que recibe su nombre. Herodes construyó allí un gran puerto con zonas de ocio, termas y templos. Ya durante el período bizantino, Cesarea fue un importante centro cristiano. Los primeros padres de 
la Cristiandad (Orígenes y Eusebio) vivieron allí y, según la tradición cristiana, fue en ese lugar donde se convirtió el primer idólatra, el centurión romano Cornelio. En tiempos de los Cruzados, la ciudad estaba fortificada con murallas y puertas, que posteriormente serían destruidas tras su conquista por los mamelucos en el siglo XIII.historia; perdiéndose entre los edificios antiguos se puede percibir cómo vivía aquí la gente hace miles de años, además de disfrutar de experiencias contemporáneas, como las fascinantes actuaciones musicales que se celebran en su hermoso teatro romano.

Se puede pasear por las murallas de la ciudad y alrededor de las torres, vagar por las ruinas del castillo y los diversos templos, contemplar carreras de caballos en el hipódromo, visitar el puerto antiguo y la pequeña plaza de los artistas, o ver simulaciones tridimensionales interactivas por ordenador sobre el pasado de la ciudad. En el puerto se celebran festivales culturales todo el año, con un buen número de actividades: adivinanzas históricas, rutas en todoterreno, tiro al blanco con diversos tipos de armas, paintball, tai chi en la playa, talleres de togas y búsquedas de tesoros. En la belleza natural de la playa de Cesarea, los aficionados al submarinismo pueden explorar las ruinas sumergidas del parque arqueológico situado junto al puerto. 

 A lo largo de las ruinas se encuentran modernos cafés, pintorescos restaurantes, rincones románticos y una tranquila playa; no lejos de ahí se 
halla el acueducto que abastecía de agua a la antigua ciudad de Cesarea, situada a 9 km. Junto al parque nacional se encuentra el pueblo de Cesarea, que tomó su nombre de la antigua ciudad. Esta localidad ofrece gran cantidad de actividades, como campos de golf, un balneario, hoteles de lujo, el Museo de Arte Ralli y un enclave histórico que alberga los vestigios de un magnífico palacio con un sorprendente suelo de mosaico que representa unas aves, así como un raro y curioso tablero de mesa con incrustaciones de cristal y oro.

 HAIFA 

Tercera ciudad más importante y una de las más bellas de Israel, Haifa tiene mucho que ofrecer al visitante. Posee el puerto más grande del país, una playaparticularmente activa y alberga el Centro Mundial de la religión Bahai. Rodeada de abundantes parajes naturales, esta ciudad contiene unainteresante mezcla de barrios modernos y antiguos, iglesias y mezquitas, 
montaña y mar.  Haifa es una ciudad polifacética con rasgos únicos que laconvierten en un atractivo sitio que visitar. Su proximidad al mar y su puertoactivo han contribuido a darle relevancia. Su animada zona portuaria atrae porigual a comerciantes, vendedores y turistas. En sus hermosas playas se practican deportes y actividades de ocio, y están llenas de gente en los fines de semana de verano. Asimismo, debido a sus excelentes condiciones para la práctica del surf, congrega a muchos aficionados israelíes a la navegación y alberga regatas y otros actos deportivos. alberga regatas y otros actos deportivos. Habitada por seguidores de las tresgrandes religiones y de otras minoritarias, Haifa es también símbolo de
coexistencia y tolerancia.

El 9% de la población es árabe (musulmanes y cristianos), y se concentra principalmente en tres barrios: Khalisa, Abas y el famoso Wadi Nisnas, cuyas encantadoras callejuelas lo han convertido en una atracción turística. Es ahí también donde se celebra anualmente la Fiesta de 
Fiestas, que refleja el peculiar estilo de vida de esta ciudad.La presencia cristiana en Haifa, con sus numerosas iglesias, contribuye también a la imagende la ciudad. Cerca de Kikar Paris (Plaza de París) se encuentra un templomaronita, junto al cual se alza la iglesia carmelita consagrada al profeta Elías, yno lejos de allí puede verse la parroquia ortodoxa griega de Santa María.La Escuela Católica Sacre Coeur, en la calle Allenby, posee un jardín y un edificio bien cuidados frente a los cuales se levantan impresionantes estatuas de Santa María. En la cima del Carmelo, sagrado para cristianos, se encuentra el  Monasterio Carmelita Stella Maris. En su iglesia de estilo barroco se halla una cueva que según la tradición cristiana era la tumba del profeta Elías, y el monasterio tiene un pequeño museo dedicado a su vida y una hospedería queacoge a los muchos peregrinos que visitan la ciudad.No acaba aquí el mosaico religioso de esta ciudad. La única comunidad musulmana Ahmadía de Israel seencuentra en el barrio Kababir de Haifa. Los Ahmadía constituyen una secta india del Islam fundada a finales del siglo XIX que propugna la paz entre las naciones y se opone a la coerción religiosa. Su espaciosa mezquita incluyeuna sala de oración y una exposición en la primera planta sobre su historia con importantes contribuciones.

.La reputación de tolerancia de Haifa incluye también a la religión Bahai, cuyo Centro Mundial se encuentra en la ciudad. Los Bahais provienen de la secta Bab, que se desgajó del Islam chií en 1844en Irán. El Centro Mundial Bahai, complejo amplio y bien diseñado situado en la falda del Carmelo, ha adquirido fama por sus magníficos jardines.Estos "Jardines colgantes" exquisitamente diseñados se extienden a lo largo de un kilómetro por el Paseo Louis hasta la calle Ha-Gefen. En el centro se halla la impresionante cúpula dorada del Santuario del Bab, donde está enterrado el fundador de esta religión. Se puede disfrutar de rincones encantadores mientras se pasea por estos hermosos jardines durante el día, pero gracias a su especial iluminación, las visitas nocturnas proporcionan esemismo placer y le otorgan un ambiente sosegado y romántico.Jardines Bahai se encuentra la pintoresca Colonia Alemana, fundada en elsiglo XIX por templarios alemanes que deseaban establecer una comunidadcristiana en Tierra Santa. Sus bonitas casas de piedra dan encanto y romanticismo a este barrio y reflejan sus peculiaridades. Algunas de estas casas se han conservado, y otras aún tienen grabado el nombre de sus primeros ocupantes. La Colonia Alemana atrae a muchos visitantes, y merece la pena pasear por ella para disfrutar de su belleza y apreciar su colorido pasado.Los interesados en conocer la ciudad a pie podrán realizar uno de los “Step Tours”, cuatro itinerarios marcados para recorrer andando que comienzan en la calle Yefe Nof (Panorama) y bajan hasta la zona de la playa.Otras opciones son las rutas por la naturaleza que descienden montaña abajo bordeando uno de los ríos de la zona: Ezov, Akhuza, Lotem y Si’akh. Desde la costa se puede subir por la montaña mediante el teleférico o el Carmelit, el único metro (tren subterráneo) de Israel que termina en el distrito del Carmelo.

Aquí se puede visitar el Gan ha’Em ("Parque de la Madre") y caminar por el Paseo Louis, con sus espectaculares vistas de la ciudad que abraza el mar.

Haifa cuenta asimismo con numerosas instituciones dedicadas a la cultura, las artes y las ciencias que ofrecen diversos festivales y actividades. Aquí se encuentran varios tipos de museos, como el silo de grano Dagon, el Museo Marítimo Nacional, el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, el Museo de Arte de Haifa, el Museo Naval y de Inmigración Clandestina, el Museo del  Ferrocarril, el Museo Tikotin de Arte Japonés, el Museo Reuben y Edith Hecht,así como el Museo de la Industria Petrolera de Israel.Cine de Haifa se exhiben películas locales e internacionales de gran calidad y atrae no sólo a los profesionales de este ámbito (directores, guionistas, actores, etc.), sino también a miles de visitantes que llenan las calles y los auditorios.

En Haifa se encuentra también el Technion, la primera institución israelí deenseñanza superior, además de su Universidad, a la que acuden alumnos israelíes y extranjeros. Esta Universidad se halla cerca de la Reserva Natural del Carmelo, conocida por su vegetación perenne y su extraordinaria belleza y que engloba el Centro de fauna salvaje Khai-Bar para reintroducir animales casi extinguidos en el entorno natural.  En el Carmelo hay centenares de rutas para recorrer a pie, en coche y en bicicleta, así como sorprendentes y hermosos rincones a la espera de ser descubiertos.






 





Visto 13036 veces Modificado por última vez en Lunes, 28 Abril 2014 08:56