Un día en Jerusalén en el día de Jerusalén

Israelíes y turistas por igual, se lanzan sobre la ciudad con motivo de la anual celebración del Día de Jerusalén, que señala la unificación de la capital bajo soberanía israelí. ¿No sabes por dónde comenzar?

Para el turista no iniciado, presentamos aquí una breve guía a fin de recorrer uno de los lugares más fascinantes del Oriente Medio. Sin duda, uno de los lugares más animados y pintorescos en Jerusalén es el , en el centro de la ciudad. Aquí puedes aprovisionarte de frutas y verduras de la región, poner en práctica tu glotonería, saciándola con caramelos y devorar un plato de hummus fresco, que te mantendrá satisfecho durante horas. No solo tus papilas gustativas van a estimularse en medio de este vívido y excitante mercado: vistosos vendedores te darán, casi con seguridad, una inmejorable idea del estereotipo israelí – amistoso, estridente y siempre dispuesto a regatear.

 El mercado funciona desde el amanecer hasta la hora del crepúsculo y alcanza su pico de adrenalina los viernes por la tarde, antes del Sabbat, cuando miles se apresuran sobre los puestos de golosinas. Una vez que hayas saciado tu hambre y extinguido tu sed, deberías preparar tu corazón para enfrentar la Vieja Ciudad en búsqueda de un poco de la riquísima historia de Israel y su importancia religiosa. Caminar por la "Via Dolorosa" será para ti una guía paso a paso por la historia de la cristiandad, en la "ciudad de piedra caliza". Más tarde, en un paseo por el barrio Armenio hasta el Muro de los Lamentos, tendrás la oportunidad de hacer valer tus derechos mientras intentas hallar una pequeña grieta en el lugar más sagrado del judaísmo y poder ofrecer allí tus plegarias.

Si ya tuviste demasiado con el bullicio de la ciudad, puedes visitar el Museo israelí y admirar su exclusiva e imponente colección de arte, local e internacional. Este museo tiene en exhibición obras que van desde el impresionismo hasta el modernismo, además de las piezas contemporáneas, sin contar toda una plétora de artesanías que datan de más de 4000 años.

Una vez recorrido el Museo, cruza a través de los parques hasta llegar al edificio del Knéset (Parlamento) de Israel. Allí podrás disfrutar la vista o bien, echar un vistazo al primer ministro haciendo sus visitas.

Visto 13871 veces Modificado por última vez en Domingo, 26 Enero 2014 11:35