Ben Gurión : el hombre correcto en el momento adecuado

David Ben Gurión David Ben Gurión

Artículos relacionados (por etiqueta)

David Ben-Gurión fue un líder sionista, líder sindicalista y estadista israelí, proclamó formalmente la independencia del Estado de Israel en 1948 y luego ejerció como Primer Ministro israelí entre 1948-1954 nuevamente entre 1955-1963.

Ben-Gurión nació bajo el nombre de David Green en 1886 en Plonsk, ciudad de la Polonia rusa, y fue el cuarto hijo de Avigdor y Sheindel Green. Su padre era abogado, un destacado miembro de la comunidad judía y el fundador de una escuela de hebreo moderno. El joven Ben-Gurión fue iniciado en el hebreo por su abuelo al cumplir su tercer año de vida.

En algún momento de sus primeros años de vida tuvo contacto con el político sionista Theodor Herzl, quien realizaba una visita a Plonsk. Bienvenido en ese momento por muchos judíos como un mesías, Herzl causó una fuerte impresión en Ben-Gurión: “Un solo vistazo y estaba listo para seguirlo en ese momento y lugar hacia la tierra de mis ancestros”.

En 1906 el joven David Green emigró a Palestina, entonces parte del Imperio otomano y aceptó trabajó de peón durante los siguientes cuatro años y en febrero de 1909 “visitó Jerusalén por primera vez, en donde mirar el Muro Occidental le provocó tal agitación emocional que se quedó en la ciudad durante una semana”, según escribe su biógrafo Shabtai Teveth. Ben-Gurión solía ocultar sus emociones porque consideraba que expresarlas abiertamente denotaba debilidad. A esta luz, el impacto emocional del Muro Occidental es significativo. Ben-Gurión afirmaba cuando era joven que no era religioso, pero a menudo citaba la Biblia en sus discursos y escritos —más que cualquier otro político judío de su época.

Al año siguiente Ben-Gurión se mudó a Jerusalén para trabajar con un amigo que publicaba una revista sionista. Fue entonces cuando adoptó su nuevo apellido. Se convirtió en Ben-Gurión (“hijo de un cachorro de león”), en honor de Joseph Ben-Gurión, un líder democrático de los judíos del siglo I, quien fue asesinado por zelotas debido a su moderación en el levantamiento en contra de los romanos en el año 66 d.C.

Aparte de un tiempo que pasó en Estambul estudiando derecho, Ben-Gurión permaneció en Jerusalén hasta que fue deportado a Egipto en 1915 por las autoridades otomanas, que se aliaron con Alemania durante la Primera Guerra Mundial.

Ben-Gurión regresó a Palestina como soldado de la Legión Judía, una unidad del ejército británico creada por Zeev Jabotinsky.

En la década del 20, Ben-Gurión fue electo secretario general de la Histadrut – Confederación General del Trabajo de la comunidad judía en Palestina, función que él consideraba como una potencial base de poder para la realización de los objetivos sionistas. Ejerció como secretario general de la Histadrut hasta 1935, convirtiéndola en mucho más que una organización gremial: una institución global política, social y económica con su propia red de fábricas, corporaciones de desarrollo, marcos culturales y servicios de salud, y una institución financiera. La Histadrut brindó así la infraestructura económica, al igual que la textura social y política del estado en formación.

Ben-Gurión jugó luego un papel preponderante en la fusión de los dos principales movimientos sionistas –socialistas, Ajdut Haavodá y Hapoel Hatzair, en el partido “Mapai”, agrupación que luego de la creación del estado, se convertiría en el partido de gobierno. Su actitud hacia el socialismo era pragmática, buscando el logro simultáneo de las metas nacionales y las socialistas.

Visión y pragmatismo

Hacia 1935, el Sionismo Laborista se había convertido en la facción más importante del movimiento Sionista y Ben-Gurión ocupó el puesto clave de Presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía – el "cuasi gobierno" de los judíos en Palestina – función que ejerció hasta 1948, cuando se estableció el Estado de Israel.

Durante estos años Ben-Gurión guió el curso de la historia sionista y moldeó el carácter del futuro estado judío. Basándose en una plataforma política que combinaba visión con pragmatismo.

Debido a la Gran Revuelta Árabe que estalló en 1936, Gran Bretaña, que había recibido el protectorado de Palestina de la Sociedad de Naciones, formó una Comisión Real de Investigación que recomendó dividir el territorio en un estado árabe y uno judío. A pesar de que, con el paso de los años, Ben-Gurión había perdido la fe en los británicos, su pragmatismo lo llevó a creer que una nación judía de cualquier tamaño podría convertirse en una base de poder para los objetivos sionistas. En una carta que le escribió a su hijo Amós, su manera de pensar era clara: “Levantar una nación judía en seguida, aunque no sea en toda la tierra. El resto vendrá con el tiempo. Debe venir”.

Para 1939 los británicos dieron marcha atrás a las recomendaciones de la Comisión Real y como necesitaban el apoyo de los árabes durante la Segunda Guerra Mundial, propusieron que se estableciera únicamente un estado árabe en Palestina, en el que los judíos conformaran una minoría. Esta postura fue manifestada en el Libro Blanco publicado en 1939, por el cual Gran Bretaña establecía fuertes restricciones a la inmigración judía a Palestina, y trabas a la adquisición de nuevas tierras a manos de judíos. Ben-Gurión abandonó su política de cautela y gradualismo, para adoptar una firme línea activista frente al Mandato inglés. Durante la Segunda Guerra Mundial su estrategia frente al conflicto creado entre la firme oposición hebrea a las restricciones británicas, y el hecho de que Gran Bretaña combatía contra la Alemania nazi, fue resumida sucintamente en su afirmación de que los sionistas «combatirían contra los nazis como si no existiera el Libro Blanco, y combatirían el Libro Blanco como si no hubiera guerra».

La creación del Estado de Israel

En abril de 1947 los británicos solicitaron la transferencia de las responsabilidades de su protectorado a las Naciones Unidas y en noviembre de ese mismo año la Asamblea General de la ONU aprueba la resolución de dividir Palestina en dos estados: uno judío y otro árabe. Como respuesta los árabes palestinos atacaron a la comunidad judía, y de este modo se desencadenó la posteriormente llamada “Guerra de Libración”.

El 14 de mayo de 1948 Ben-Gurión proclamó el Estado de Israel. Los enfrentamientos con los árabes prosiguieron hasta la firma de los armisticios a principios de 1949. A la firma de los armisticios Jerusalén era una ciudad dividida: el Oeste de Jerusalén estaba en manos de los israelíes y el Este y la Ciudad Vieja, bajo el control de Jordania.

Obra como Primer Ministro

En los primeros años del estado, el fuerte y carismático liderazgo de Ben-Gurión condujo a olas de inmigración masiva que duplicaron la población del país. Él dirigió las empresas de absorción, invirtiendo la mayor parte de los limitados recursos de la nación en la integración de los inmigrantes; aseguró las zonas distantes, construyendo asentamientos en la periferia; e instituyó una educación universal sobre la base de un sistema escolar público no partidista.

Como ministro de Defensa, planificó y llevó a cabo la tensa transición de organizaciones clandestinas a un ejército regular – moldeando el carácter y la estructura de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Posteriormente encabezó proyectos nacionales como la "Operación Alfombra Mágica" (transporte aéreo de los judíos del Yemen), la construcción del Acueducto Nacional e innovadores proyectos de desarrollo regional.

En la arena internacional, Ben-Gurión puso su carrera política en juego para lograr la aprobación del muy controvertido acuerdo de reparaciones con Alemania Occidental. Sacó a Israel del bloque de las naciones no alineadas, adoptando una orientación pro-occidental. Este paso sentó las bases para una alianza estratégica con Francia y Gran Bretaña, que reforzó a Israel en las esferas diplomática, económica y militar en los años 50.

En 1953 Ben-Gurión renunció al gobierno por dos años. Se estableció en el kibutz Sde Boker en el Néguev, sirviendo de ejemplo personal a la juventud israelí. Luego de las elecciones de 1955, volvió a ser Primer Ministro. Reafirmando la política de defensa, abogó por una respuesta más resuelta al terrorismo de allende las fronteras y adoptó una estrategia de defensa basada en una estrecha cooperación con Francia, que duró por más de una década. La Campaña del Sinaí de 1956 – a pesar de que Israel eventualmente se retiró del Sinaí bajo presión internacional – logró suspender los actos de sabotaje y terrorismo contra los poblados en el sur, y levantó el bloqueo a la navegación israelí en el Mar Rojo.

En 1963 Ben-Gurión renunció una vez más al gobierno, en protesta por los aspectos morales de un fiasco de inteligencia ocurrido en 1954 – poniendo fin a casi tres décadas de liderazgo, incluyendo 13 años como Primer Ministro del Estado de Israel.

Ben-Gurión hizo un intento de regreso a la vida pública en 1965, apoyando una reforma electoral y la formación de un nuevo partido, Rafi, que obtuvo sólo 10 escaños en las elecciones a la Knéset de ese año. Permaneció como miembro de la Knéset durante otros cinco años, retirándose de la vida pública en 1970, a los 84 años de edad. Ben-Gurión – una de las figuras más influyentes en el curso del sionismo moderno – falleció en 1973 y fue sepultado en Sde Boker.

Visto 29674 veces Modificado por última vez en Miércoles, 09 Abril 2014 15:16
Más en esta categoría: « ¿Quién es sionista?