05 Junio 2014
El poderío nuclear de Irán y los peligros que esto representa para Israel y el mundo occidental, serán el tema de debate principal de la Cumbre de Washington, evento anual que organiza en la capital estadounidense la organización Cristianos Unidos por Israel (CUFI según sus siglas en inglés), marco que abarca a todas las iglesias evangélicas de orientación proisraelí en los Estados Unidos.

La cumbre, que se celebrará entre el 21-22 de junio próximo, contará con la asistencia de miembros del senado de los Estados Unidos como Lindsey Graham, John Cornyn y Tom Scott y la congresista Michele Bachman. El Primer Ministro de Israel, Biniamín Netaniahu, felicitará a los asistentes por medio de un video conferencia transmitido via satélite, mientras que en la sala harán uso de la palabra el embajador de Israel en Estados Unidos Ron Dermer y destacados analistas políticos israelíes como el periodista Dror Eydar y Elliot Jhodoff. Entre los disertantes cabe destacar también a ex altos funcionarios del gobierno de Ronald Reagan como Elliot Abrams y Gary Bauer, El médico, periodista y ganador del premio Pulitzer Charles Krauthammer y distinguidos periodistas y analistas políticos como Bill Kristol y Daniesl Gordis.

El CUFI, fundado y dirigido por el Pastor John V. Hagge, se fundó en en el años 2005 y actualmente cuenta con más de un millón de miembros registrados y amplia influencia sobre gran parte de las iglesias evangélicas en los Estados Unidos, que cuentan con más de 50 millones de seguidores.

El objetivo del CUFI es proporcionar una organización techo bajo la cual encuentren cobijo todas las iglesias evangélicas proisraelíes de los Estados Unidos.

La Cumbre de Washingtón es el principal evento anual del CUFI en cuanto a impacto mediático y político, pero la organización realiza más de 40 eventos distintos al año.

Gran parte de estos eventos son seminarios y eventos públicos con fines educativos, a fin de indoctrinar a los cristianos de los Estados Unidos respecto a la verdadera situación en Oriente Medio y la importancia política asi como la obligación religiosa y moral de cada cristiano, de apoyar a Israel y al pueblo judío.

28 Abril 2014
“Nos ponen menos trabas para abrir una zapatería que para abrir una iglesia”, exclama Marcos Hernández, secretario del Consejo Evangélico de Aragón, órgano que representa en la comunidad aragonesa a la mayoría de grupos cristianos evangélicos que se radican en Zaragoza, Huesca y Teruel. En las últimas dos décadas, esta fe protestante que se caracteriza por otorgar preeminencia máxima a los evangelios ha sido la que más ha crecido en Aragón, algo que, según denuncian, no ha sido acompañado de igual forma por las administraciones.

Según informes del Observatorio Nacional del Pluralismo Religioso, en Aragón hay en la actualidad un total de 116 sedes de esta iglesia. Por provincias, Zaragoza cuenta cuenta con 86 -unas 70 en la capital-, seguida de Huesca con 16 y Teruel con 14, muchos en locales alquilados. Y tienen previsto abrir varias más próximamente, aunque recalcan que esperan que a partir de ahora “las puedan poner en marcha sin tantos problemas”.

En concreto, el Consejo Evangélico denuncia que para abrir un lugar de culto la administración municipal les requiere los mismos requisitos que si fueran un local comercial, algo que ahora están negociando en bloque con el Ministerio de Justicia para que se les permita comenzar a hacer uso de estas sedes únicamente bajo comunicación previa.

“Es una problemática que se viene arrastrando desde hace décadas, y que no se ha solventado ni con la llegada de la democracia, pero que ahora ha arreciado debido al gran aumento en el número de fieles”, comenta Hernández, quien estima que cada año las tres comunidades evangélicas más grandes que hay en la comunidad pueden captar entre 100 y 150 fieles cada una.

Y es que, según datos del Observatorio del Pluralismo Religioso, la fe evangélica ha ido creciendo a un ritmo exponencial en los últimos años, en particular gracias a la llegada de la inmigración. Solo en 2012 se crearon 575 sedes nuevas en todo el país hasta computar 3.466 centros de culto, lo que representa el 60% de todas las religiones ajenas a la católica que hay en España, seguido muy de lejos por la fe musulmana (21%).
Una casilla en la declaración de la renta


Entre las múltiples denominaciones que reciben cada grupo de las iglesias Evangélicas, las más numerosas en Aragón son la Asamblea de Dios, Betel y la Iglesia Evangélica de Filadelfia, todas ellas integradas bajo el paraguas institucional de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), que la semana pasada mantuvo una reunión con representantes del Ministerio de Justicia para explicarles sus reclamas. Entre ellas, se encuentra el reconocimiento a una pensión de los Pastores que no estaban reconocidos durante el régimen, o la introducción de una casilla en la declaración de la renta.

“Es una vieja aspiración de la comunidad”, explica Hernández, que lamenta que pese a que España esté declarado como un país aconfesional se sigan arrastrando “diferencias tan importantes” a favor de la fe mayoritaria.
09 Abril 2014
SANTO DOMINGO.- El reverendo Domingo Paulino Moya, presidente del Ministerio Jesús es Sanidad y Vida Eterna, dijo este lunes que el tono usado por el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez para oponerse a la sentencia del Tribunal Constitucional que niega la nacionalidad a los dominicanos de ascendencia haitiana, contrapone el sentimiento divino de la iglesia cristiana de la República Dominicana.

El vocero evangélico pidió al jerarca católico bajar el tono de su voz y la presión que ejerce contra el gobierno del presidente Danilo Medina Sánchez para que la comisión bilateral que busca una salida sabia, justa, inteligente y humana pueda avanzar en la solución a una crisis que ya daña el buen nombre de la República Dominicana en todo el mundo.

Paulino Moya dijo que la comunidad cristiana dominicana no concibe que un hombre de púlpito como el Cardenal asuma un discurso que hostigue el derecho sagrado que tiene la persona humana a gozar de sus derechos civiles humanos y políticos.

El reverendo entiende que el legado histórico que Jesucristo dejó a su santa iglesia se soporta precisamente en buscar siempre la garantía a la vida humana, una justa hospitalidad y una existencia al derecho civil legal y real, no importando el color de su piel, el origen o el nombre de esta, por lo que la comunidad cristiana del país espera del jerarca católico un ejemplo de humildad y amor de estos valores sempiternos.