08 Abril 2014
Mientras la película “Noé” inunda taquillas, una tablilla babilónica abre otro debate.

Ahora que todo el mundo habla del Noé que por estos días protagoniza Rusell Crowe –y que el Islam salió a criticar duramente– dan a conocer una tablilla babilónica en la que estaría el prototipo de la famosa arca gracias a la cual Noé, su familia y una pareja de animales de cada especie se salvaron de morir ahogados en el diluvio universal.

“Es un mito que probablemente surgió tras una desastrosa inundación hace miles de años, mucho antes de que se comenzara a escribir”, explica Irving Finkel, conservador del Museo Británico en Londres, quien dio a conocer la tablilla que sería del año 1750 a.C. Es una pieza de arcilla con 60 líneas de escritura cuneiforme de la antigua Mesopotamia que dice: “¡Casco, casco de caña! Atrahasis, presta atención a mi consejo. Así podrás vivir para siempre. Destruye tu casa y construye una nave. Rechaza las propiedades y salva la vida. Pon en marcha un arca que harás de planta circular, con un ancho y largo iguales”. Atrahasis es un héroe babilónico, y le habla su dios, que le da instrucciones precisas: usar cañas, fibras de palma y cuerdas, colocar 3.600 puntales y celdillas en el interior, dar capas de betún o brea por dentro y fuera, colocar un tejado para orar y meter a los animales salvajes “de dos en dos”.
Distinta. Así habría sido la verdadera arca, con 67,7 metros de diámetro.

Finkel calculó las dimensiones de la circunferencia: una superficie de 3.600 m2 y 6 metros de altura.

El experto dice que la superficie del arca descrita en la Biblia es prácticamente idéntica: “Esto revela una reelaboración de la idea babilónica original para, sobre la misma base, construir un barco más potente y de aspecto de barcaza de transporte fluvial”.
04 Abril 2014
La mala lengua

 - Es muy conocido el relato del Midrash en el que se nos cuenta una anécdota de Rabán Gamliel y su sirviente Tavi.

«Anda y tráeme lo mejor que encuentres en el mercado», le dijo el Rabino.

Fue Tavi y trajo una lengua.

«Ahora tráeme lo peor que encuentres en el mercado». Fue Tavi y trajo una lengua.
28 Marzo 2014
El mosquito y el hombre

 - Parashat Tazría comienza con la descripción de las deshonras del ser humano, enumeración que continuará en Parashat Metzorá que leeremos la semana que viene.

Según el Talmud, siete son los pecados que deshonran al hombre: chismes, derramamiento de sangre, juramentos en vano, relaciones sexuales prohibidas, soberbia, robo y envidia.
21 Marzo 2014
Desfile de modelos

 - En la vida, ser un ejemplo no es una elección, sino que depende de la función que desempeñamos en nuestra sociedad o en nuestro grupo. En realidad, todos, en mayor o menor medida, somos imitadores e imitados. Casi que es una ley de la naturaleza.

Parashat Shminí, la porción de la Torá que leemos esta semana, aborda en sus primeros versículos esta temática. En ella leemos: «Y fue en el octavo día que llamó Moisés a Aharón y a sus hijos y a los ancianos de Israel. Y dijo a Aharón: 'Toma para ti un becerro por expiación y un carnero por holocausto, sin defectos, y ofrécelos delante del Eterno» (Vaikrá; 9; 1-3).
14 Marzo 2014
Barriendo las cenizas

 - «Y vestirá el sacerdote su vestidura de lino, y calzones de lino vestirá sobre su cuerpo; y apartará la ceniza que consumiere el fuego el holocausto sobre el altar y la pondrá al lado del altar» (Vaikrá; 6-3).

El holocausto era un sacrificio especial que se ofrendaba y que se quemaba por entero en el altar, quedando de él solamente cenizas.
07 Marzo 2014
Ajustando el dial 

 - La Parashá de esta semana comienza diciendo: «Y llamó Dios a Moisés y le habló». 

A lo largo de los años, muchos jóvenes y adultos se preguntan ¿Porqué Dios habló con Moisés y no habla conmigo? 

La pregunta carece de sentido. Dios no habló con Moisés por ser Moisés, sino que - por el contrario - Moisés fue Moisés porque logró escuchar a Dios. Lo cual es bastante diferente.
17 Agosto 2013
©14 de junio 2013 Revive Israel Ministries

Asher Intrater

Dios nos ama, pero no sólo eso, sino que además, se regocija en nosotros. El entendimiento de que le agradamos, encontramos favor ante Sus ojos y disfruta nuestra compañía, exige mucho más fe que tan sólo creer que nos ama. Nosotros pensamos: “Dios es amor por lo que debe amarme. Pero eso no significa que está complacido conmigo o le agrado.”

Públicamente, el Padre declaró dos veces, que amaba a Yeshua y que tenía complacencia en El: la primera cuando el bautizo de Yeshua en el agua y la segunda, en el Monte de la Transfiguración.

Mateo 3:17
Este es Mi Hijo amado en quien tengo complacencia. 
Mateo 17:5
Este es Mi Hijo amado en quien tengo complacencia.

El primer ejemplo,  toma lugar al principio del “ministerio” de Yeshua, antes de que hiciera Milagros o predicase cualquier sermón. El segundo, sucede en la climax del ministerio de Yeshua, cuando estaba lleno de gloria, poder y autoridad. Estos dos episodios, nos sirven de ejemplo al seguir Sus huellas.

Dios ama a todo el mundo (Juan 3:16). Sin embargo, no está “complacido” con todo el mundo. Cada persona tiene el potencial para agradarle, pero Él se agrada solamente si volteamos hacia Él.

Dios se agrada de nosotros cuando somos Sus niños pequeños. También, se agrada cuando somos Sus socios maduros y colaboradores. Por ejemplo, mi nieta y mi nieto  pequeños me dan gran alegría. También me regocijo con mi esposa con quien he compartido más de treinta años de servicio al Señor. La sensación de regocijo es similar, la calidad y la profundidad son diferentes.  

Dios se regocijó en Yeshua en el plano físico, de una manera “normal”, luego de su bautizo. También, Dios se regocijó en ÉL cuando estaba “glorificado”. Es lo mismo con nosotros. Dios puede regocijarse con nosotros en momentos sencillos y normales como los tiempos de familia, amigos y diversión.  Él puede también gozarse con nosotros en tiempos intensos de ministerio, unción, fuego y poder. Así mismo, nosotros, podemos regocijarnos con Él en ambos “estados de la materia”.