MARGEN PROTECTOR: 3 MITOS QUE DEBEMOS DESMENTIR

Digamos la verdad: El conflicto no es por la "ocupación", la culpa no se distribuye de forma igualitaria entre los dos lados y Mahmud Abbas es definitivamente parte del problema general.

Mito número uno: La principal causa de conflicto entre Israel y los palestinos es la "ocupación" y la colonización política de Cisjordania. La realidad: Hamás disparan sus cohetes contra los ciudadanos de Israel y eso casi no tiene conexión con la ocupación, también si Israel firmase un acuerdo de paz con la Autoridad Palestina, esos disparos no se detendrían.

Los ataques del Hamás son dirigidos por los Hermanos Musulmanes, Irán, Siria y otros extremistas que se oponen a la existencia del Estado de Israel como hogar nacional del pueblo judío. Prueba de ello lo encontramos en el hecho que los ataques del Hamás comenzaron una vez que Israel se retiró de Gaza y tras haber desalojado Gush Katif. Además, no había un bloqueo sobre Gaza en ese momento y ella era libre para transformarse en la Singapur del Mediterráneo. En lugar de eso, el Hamás impuso un golpe de Estado contra la Autoridad Palestina asesinando a muchos de sus miembros, se hicieron cargo de la Franja de Gaza y la convirtieron en una teocracia militar. Ellos utilizaron materiales que los israelíes dejaron tras su abandono para montar misiles en lugar de alimentar a sus ciudadanos y, debemos recordar, el bloqueo comenzó justamente después de producirse los disparos con cohetes, para impedir la importación de material de guerra.

Hay buenas razones por las que Israel debería cambiar su política de asentamientos en Cisjordania y hacer un mayor esfuerzo para lograr la paz con los palestinos pero todo esto no va a prevenir o a motivar un ataque desde Gaza.

El segundo mito: Ahora se vive un "ciclo de violencia" en donde los dos lados tienen la misma culpa.Realidad: No hay comparación jurídica, ética, diplomática entre las acciones del Hamás y la respuesta israelí. Los soldados del Hamás realizan crímenes de guerra contra la población civil y malintencionadamente usan civiles como escudos humanos. Además, lanzan cohetes desde hospitales, escuelas y zonas residenciales repletas de personas tratando de conseguir que Israel mate civiles palestinos. Hamás también se negó firmemente a construir refugios para la población civil y los refugios que hay son usados solamente por sus líderes y comandantes. Hamás también ha forzado y anima a sus ciudadanos a permanecer en los tejados de los lugares señalados como objetivos militares. No hay simetría entre los crímenes de guerra cometidos por Hamás y la respuesta militar del todo apropiada realizada por Fuerzas de Defensa de Israel.

El tercer mito: Abu Mazen es una parte de la solución, no del problema. La realidad: Abu Mazen se ha convertido en parte del problema, por lo menos en los últimos días. Mahmud Abbas (Abu Mazen) apoya al Hamás que comete crímenes de guerra y es quien cataloga a las acciones defensivas de Israel como un "genocidio contra los palestinos". Conocí a Abbas y yo lo veo como un hombre decente que realmente quiere una solución pacífica para el conflicto, pero él no es un "hombre valiente" que está dispuesto a decirle a su pueblo la verdad sobre el conflicto. La voluntad de formar un gobierno de unidad con el Hamás demuestra la debilidad.

Todo el mundo civilizado debe apoyar a Israel de la misma forma que se defendería si cometiesen contra ellos crímenes de guerra. Mientras tantos se sigan manteniendo en silencio o apoyando los crímenes que hace el Hamás, constataremos que existe algo inquietante acerca de los valores y prejuicios de dichas personas.
Visto 2155 veces