×

Advertencia

JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 299



Alianza Evangélica defiende en Israel derechos de evangélicos

La Alianza Evangélica Mundial envió una carta al primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, solicitando que las iglesias evangélicas sean reconocidas como comunidades religiosas establecidas en el Estado de Israel, lo que implicaría la concesión de ciertos derechos legales.

La carta, dirigida tanto a Netanyahu como a Gideón Saar, ministro de Interior, comienza agradeciendo a Israel «por las libertades» que la comunidad evangélica representada por las dos entidades principales - Convención de Iglesias Evangélicas en Israel (CECI) y la Alianza Evangélica de Israel - disfrutan. 

La misiva pone de manifiesto que hay «algunos derechos judiciales básicos relacionados con el matrimonio, divorcio, el visado para ministros, y otros temas religiosos» que no son considerados en la actualidad.

La Alianza dice entender que esta omisión de derechos se debe «a que las iglesias evangélicas no tienen el reconocimiento del gobierno israelí de ser una comunidad religiosa establecida».

«Creemos que tendría beneficios significativos que el Estado de Israel reconociese oficialmente a la comunidad evangélica en Israel, concediéndoles los mismos derechos de que gozan las iglesias históricas», dice la carta.

La Alianza pone el foco en que se trata de una petición «justa» y de acuerdo con la historia de Israel. «Las iglesias evangélicas han estado presentes en esta tierra desde antes de la fundación del Estado de Israel, por lo que la concesión de este derecho corregiría un error histórico de omisión», agrega.

La carta pone de manifiesto que además la comunidad evangélica «es productiva, comprometida y responsable. Los evangélicos contribuyen de manera significativa a la cohesión social. Históricamente, la presencia de esta comunidad ha beneficiado significativamente a la sociedad». Además «la falta de reconocimiento está contribuyendo a un éxodo de los miembros de esta comunidad, para el empobrecimiento del Estado de Israel».

Por otra parte, la Alianza considera que el reconocimiento estatal de los evangélicos beneficiaría a «las arcas públicas porque las iglesias tendrían la responsabilidad de la gestión de sus propios matrimonios, entierros, y las cuestiones de herencia».

La misiva aclara finalmente que la denominación de «evangelic» es en realidad «una coalición de muchos cuerpos diferentes, con distintas denominaciones y designaciones, pero es, en esencia, una comunidad de una sola fe. El reconocimiento formal de la coalición del CECI de la Alianza Evangélica de Israel simplificaría los desafíos que Israel enfrenta al tener que hacer frente a una variedad de iglesias y agencias».

Por todo ello, la Alianza Evangélica Mundial afirmó que apoya a la Convención de Iglesias Evangélicas y a la Alianza Evangélica Mundial en la petición realizada al Ejecutivo israelí.La Alianza Evangélica Mundial envió una carta al primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, solicitando que las iglesias evangélicas sean reconocidas como comunidades religiosas establecidas en el Estado de Israel, lo que implicaría la concesión de ciertos derechos legales.

La carta, dirigida tanto a Netanyahu como a Gideón Saar, ministro de Interior, comienza agradeciendo a Israel «por las libertades» que la comunidad evangélica representada por las dos entidades principales - Convención de Iglesias Evangélicas en Israel (CECI) y la Alianza Evangélica de Israel - disfrutan. 

La misiva pone de manifiesto que hay «algunos derechos judiciales básicos relacionados con el matrimonio, divorcio, el visado para ministros, y otros temas religiosos» que no son considerados en la actualidad.

La Alianza dice entender que esta omisión de derechos se debe «a que las iglesias evangélicas no tienen el reconocimiento del gobierno israelí de ser una comunidad religiosa establecida».

«Creemos que tendría beneficios significativos que el Estado de Israel reconociese oficialmente a la comunidad evangélica en Israel, concediéndoles los mismos derechos de que gozan las iglesias históricas», dice la carta.

La Alianza pone el foco en que se trata de una petición «justa» y de acuerdo con la historia de Israel. «Las iglesias evangélicas han estado presentes en esta tierra desde antes de la fundación del Estado de Israel, por lo que la concesión de este derecho corregiría un error histórico de omisión», agrega.

La carta pone de manifiesto que además la comunidad evangélica «es productiva, comprometida y responsable. Los evangélicos contribuyen de manera significativa a la cohesión social. Históricamente, la presencia de esta comunidad ha beneficiado significativamente a la sociedad». Además «la falta de reconocimiento está contribuyendo a un éxodo de los miembros de esta comunidad, para el empobrecimiento del Estado de Israel».

Por otra parte, la Alianza considera que el reconocimiento estatal de los evangélicos beneficiaría a «las arcas públicas porque las iglesias tendrían la responsabilidad de la gestión de sus propios matrimonios, entierros, y las cuestiones de herencia».

La misiva aclara finalmente que la denominación de «evangelic» es en realidad «una coalición de muchos cuerpos diferentes, con distintas denominaciones y designaciones, pero es, en esencia, una comunidad de una sola fe. El reconocimiento formal de la coalición del CECI de la Alianza Evangélica de Israel simplificaría los desafíos que Israel enfrenta al tener que hacer frente a una variedad de iglesias y agencias».

Por todo ello, la Alianza Evangélica Mundial afirmó que apoya a la Convención de Iglesias Evangélicas y a la Alianza Evangélica Mundial en la petición realizada al Ejecutivo israelí.La Alianza Evangélica Mundial envió una carta al primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, solicitando que las iglesias evangélicas sean reconocidas como comunidades religiosas establecidas en el Estado de Israel, lo que implicaría la concesión de ciertos derechos legales.

La carta, dirigida tanto a Netanyahu como a Gideón Saar, ministro de Interior, comienza agradeciendo a Israel «por las libertades» que la comunidad evangélica representada por las dos entidades principales - Convención de Iglesias Evangélicas en Israel (CECI) y la Alianza Evangélica de Israel - disfrutan. 

La misiva pone de manifiesto que hay «algunos derechos judiciales básicos relacionados con el matrimonio, divorcio, el visado para ministros, y otros temas religiosos» que no son considerados en la actualidad.

La Alianza dice entender que esta omisión de derechos se debe «a que las iglesias evangélicas no tienen el reconocimiento del gobierno israelí de ser una comunidad religiosa establecida».

«Creemos que tendría beneficios significativos que el Estado de Israel reconociese oficialmente a la comunidad evangélica en Israel, concediéndoles los mismos derechos de que gozan las iglesias históricas», dice la carta.

La Alianza pone el foco en que se trata de una petición «justa» y de acuerdo con la historia de Israel. «Las iglesias evangélicas han estado presentes en esta tierra desde antes de la fundación del Estado de Israel, por lo que la concesión de este derecho corregiría un error histórico de omisión», agrega.

La carta pone de manifiesto que además la comunidad evangélica «es productiva, comprometida y responsable. Los evangélicos contribuyen de manera significativa a la cohesión social. Históricamente, la presencia de esta comunidad ha beneficiado significativamente a la sociedad». Además «la falta de reconocimiento está contribuyendo a un éxodo de los miembros de esta comunidad, para el empobrecimiento del Estado de Israel».

Por otra parte, la Alianza considera que el reconocimiento estatal de los evangélicos beneficiaría a «las arcas públicas porque las iglesias tendrían la responsabilidad de la gestión de sus propios matrimonios, entierros, y las cuestiones de herencia».

La misiva aclara finalmente que la denominación de «evangelic» es en realidad «una coalición de muchos cuerpos diferentes, con distintas denominaciones y designaciones, pero es, en esencia, una comunidad de una sola fe. El reconocimiento formal de la coalición del CECI de la Alianza Evangélica de Israel simplificaría los desafíos que Israel enfrenta al tener que hacer frente a una variedad de iglesias y agencias».

Por todo ello, la Alianza Evangélica Mundial afirmó que apoya a la Convención de Iglesias Evangélicas y a la Alianza Evangélica Mundial en la petición realizada al Ejecutivo israelí.

Visto 92492 veces Modificado por última vez en Miércoles, 23 Abril 2014 08:23